Con el concierto de los Rolling Stones inicia una nueva era en Cuba