CRÓNICAS DE UNA MADRE por Christiane de Anda Pous @doniacuca

Crónicas de una Madre “De Madresota a Mamacita”

por Christiane de Anda de Pous @doniacuca 

Hace cinco años, a dónde voltearas veías fiestas, drogas e indie rock; hoy, los mismos lugares están a reventar de carreolas y niños corriendo descontrolados, entre ellos, mi fierita de dos años y medio y mi bolita de tres mesesitos.

El baby boom parece ser tan real como el calentamiento global y romántico, como es ser mamá o papá, también trae consigo un millón y medio de cambios y ajustes, no tan románticos, que muchas veces te pueden llevar a perder la cabeza y desconectarte de tu cuerpo, perdiendo el balance que alguna vez lograste cuando tenías tiempo para bañarte sola.

Aquí les voy a contar unos cuantos trucos que, después de tres años, me he echado en el bolsillo y que me han salvado de muchas.

Hoy, primero lo primero: mis mamitas. Porque donde no hay una mamá contenta, no puede existir un hogar feliz y cuando cada pesito se va al mameluquito hermoso que no puedes dejar a tu bebé sin y después de dos años y medio sigues viviendo con calzones de Costco (si, ese es mi caso, me temo aceptar) necesitamos concentrarnos un poco en recuperar esa belleza que sentimos adentro y llevarla afuera. Como decía mi papá, ¡es la percha lo que cuenta! Y bajando unos kilitos, subiendo tu energía y calmando tu mente, hasta la lingerie de Costco te va a hacer sentir mas buena que Alejandra Guilmant.

Aquí les platico el régimen que me está cambiando la vida; lo llevo desde hace tres semanas y he bajado 3 kilos; con ejercicio diario pero moderado; mi favorito es caminar con intención: la música a todo lo que da y a bailar caminando: no te amuela las rodillas y te hace un cuerpo precioso, esto lo alterno con el Brooklyn Bridge Bootcamp que es cardio y ejercicios de ligas que las puedes hacer mientras los monstruos duermen la siesta (brooklynbridgebootcamp.com).

Empieza el día con una taza de agua caliente, el jugo de medio limón, dos cucharadas de vinagre de sidra de manzana orgánico extraído en frío –el mejor es el de Braggs, lo venden en GNC– y una cucharadita de miel; aumenta tu metabolismo, inhibe el apetito y promueve el balance del PH en el estómago. El vinagre también cura la gastritis y la acidez en un segundo.

Antes de cada comida y con el estómago vacío, tómate dos cápsulas de Garcinia Cambodia, tan de moda que hasta Dr. Oz ya la promueve, pero es porque en realidad es una maravilla. La Garcinia Cambodia es una planta originaria de la India con frutos parecidos a la calabaza, su cáscara se usa en el curry y la fruta en sí es la más rica en la naturaleza en ácidos hidroxicítricos. Estos ácidos actúan, a diferencia de los supresores de apetito comunes que influyen directamente sobre el cerebro y el sistema nervioso central, y llevan decenas de efectos secundarios y rebotes, sobre el hígado, aminorando el apetito y sobre todo, inhibiendo la lipogénesis, que es el proceso con el que el cuerpo acumula y almacena grasas y colesterol; así, no deja que acumules grasa nueva y promueve que el tejido graso ya acumulado se separe de la célula.

Sé que teniendo niños es muy fácil decir “desayuno huevos estrellados o hot-cakes o cereal, rápidito”, pero igual de rapidito y un muchitito mas sano es un super licuado.

Hay muchas cosas que le puedes poner a un buen licuado, todos en mi familia amanecemos con esto y a medio día, ya después de haber hecho algo de ejercicio, les hago un buen desayuno. Empezar así el día hace que a la larga te de menos hambre y aproveches mejor lo que comes.

Piensa en tu licuado como una torre: Primero las vitaminas; mis consentidas son las manzanas y peras, con todo y semillas que tienen mucha pectina y vitamina C, los plátanos que tienen todas las vitaminas y minerales que tu cuerpo necesita en el día y las moras, todas (yo las compro orgánicas, congeladas; diez mil veces mas frescas y deliciosas y no te preocupas de desinfectarlas ni de que ya se pudrió la mitad y que coraje).

A esto añade un poco de grasa vegetal: nueces de la india, almendras o cacao raw son mis favoritos, si amamantas ten cuidado con la nuez de castilla pues la cáscara es tóxica y casi siempre cae muy pesado a los bebes –un bebé llorando toda la noche NO es parte de la receta–.

El tercer nivel es lo verde: kale, espinaca, sunflower sprouts, altísimos en Triptophan, que te hace producir serotonina y por ende ser feliz, además de todas las vitaminas y minerales, o polvo de chlorella, que es una fuente  excepcional de proteínas, omega 3, hidratos de carbono, fibra, clorofila, vitaminas y minerales también.

El cuarto nivel son los super foods; puedes añadir al final uno o todos para un super licuado que cura, eleva el sistema inmunológico y te da toda la energía del mundo. Mis favoritos son:

Calostro: se vende en polvo y es la primera leche que toman las vaquitas o las cabras (al contrario de los humanos ellas no nacen con sistema inmunológico) por lo que tiene todo lo que necesitas para activar tus defensas.

Hongo Reishi: Medicina milenaria, se dice ser un hongo mágico de los bosques húmedos y fríos de China. Eleva el sistema inmunológico y se usa para tratar Cáncer, Sida, presión alta, colesterol alto, enfermedades de los riñones, gripe aviar, asma, insomnio y úlceras estomacales, entre otras.

Semillas de chia: Llenas de antioxidantes como omega 3, combate la diabetes y la panza nivelando el nivel de insulina en la sangre, tiene triptophan, que como dije, te hace feliz y te hace dormir mejor, fortalece los dientes y los huesos por sus altos niveles de calcio, fósforo y manganeso.

Por último, endúlzalo con miel o Stevia. Aléjate de las azucares y los endulcorantes dietéticos que se ha probado dan cáncer y otras enfermedades degenerativas como el Alz-heimer.

Si amamantas y tu bebé tiene muchísimo cólico, antes de darle ningún medicamento, trata dejar el gluten ¡si, todo! harinas, pan, cereales, trigo; los lácteos de vaca pasteurizados, el alcohol y las azucares. Vas a ver que en un día notas la diferencia en la cantidad de cólico, gas y tiempo en el que puede dormir tranquilamente su mamá. Si quieres perder peso rápido deja todo eso también y vas a ver que diferencia en una semana.

Para la tranquilidad en el alma dos cosas:

Magnesio– todos necesitamos magnesio, normalmente vendría en la sal y la comida pero hoy en día nunca tenemos suficiente- te nivela el humor, quita el dolor de cabeza, hace que duermas mejor y te quita la neura.

Holy Basil o Tulsi; es un tipo especial de albahaca que los Indios usan en vez del café, la llaman hierba mágica pues nivela el humor, tranquiliza los nervios, reduce el stress además de arreglar casi cualquier problema estomacal, desde diarrea a estreñimiento y vómito. (Todos los suplementos y super foods los encuentras en Kaypacha www.facebook.com/kaypacha.productos).

Cocina todo lo que comes con Ghee –mantequilla clarificada–, Aceite de coco extraído en frío, lo venden el Costco (igual que mis calzones) y Aceite de Aguacate. Reduces las grasas malas y le das a tu cuerpo con que producir energía limpia y leche rica y gruesa para tus bebes.

Come muchísima verdura y proteína, pero ¡por dios! aléjate del huevo y pollo no orgánico, tienen tantas hormonas que le sacan chichis a las culebras.

Por último, pero mas importante que ninguna otra: ten paciencia. Tu cuerpo se tardó 9 meses en llegar a donde está y es lógico que se tarde otros nueve en llegar a estar mas buena que nunca.

¡No son estrías, eres un maldito tigre que se ganó sus rayas!