David Lynch nos enseña cómo preparar quinoa

 

La quinoa es conocida por ser un elemento básico en la dieta de los habitantes de los Andes desde hace miles de años. Recientemente, se le ha considerado como un “súper alimento”, debido a sus altos contenidos de proteína y a su potencial para resolver la crisis de hambre a nivel mundial.

Todas estas propiedades la han llevado a ganar gran popularidad entre muchas celebridades, como Kate Moss, Gwyneth Paltrow, Jennifer Aniston y, por supuesto, David Lynch (Mulholland Drive, 2001; The Elephant Man, 1980). El director estadounidense nos muestra, en un video de dos partes, cómo preparar esta semilla.

La primera parte abre con música siniestra, iluminación estridente, y la paciencia obsesiva por el lento desarrollo que caracteriza a David Lynch:

Para la parte dos del video, nos encontramos completamente sumergidos en un mundo aparentemente muy alejado de la quinoa, un lugar de la topografía portentosa de la vida interna de David Lynch:

El director hizo el pequeño video para el material extra del DVD de Inland Empire en el 2006. Las dos partes fueron subidas a YouTube con baja calidad y parece que hay algunos minutos faltantes.

A continuación te compartimos la receta:

 

Porción: 1 tazón

Tiempo de cocción: 17 minutos

 

Ingredientes:

½ taza de quinoa

1 ½ tazas de brócoli orgánico (refrigerado, de la bolsa)

1 cubo de caldo de verduras

Braggs Liquid Aminos

aceite de oliva extra virgen

sal de mar

 

Preparación

* Llena media cacerola con alrededor de una pulgada de agua fresca.

* Coloca la cacerola en la estufa, enciende una caliente y agradable flama, agrega varias pizcas de sal de mar.

* Observa la quinoa. Es como arena, esta quinoa. Son granos realmente pequeños, pero se van a esponjar.

* Desenvuelve el cubo de caldo de verdura, quiébralo con un cuchillo pequeño, y déjalo reposar ahí. Estará feliz esperando ahí.

* Cuando el agua hierva, agrega quinoa y cubre la cacerola con una tapa. Baja la temperatura y déjala hervir a fuego lento por 8 minutos.

* Mientras tanto, saca el brócoli del refrigerador y déjalo a un lado, después llena una buena copa de cristal –una que te hayan traído Agnes y Maya de Lódz, Polonia– con vino tinto, porque esto es lo que haces cuando estás preparando quinoa. Ve afuera, siéntate, fuma un poco, y piensa en todas las pequeñas quinoas  burbujeando lejos en la cacerola.

* Añade el brócoli, cúbrelo y déjalo cocinar por otros 7 minutos.

* Mientras tanto, ve afuera y cuenta la historia del tren con el motor de combustión de carbón que se detuvo en un paisaje estéril y lleno de polvo en una noche sin luna de Yugoslavia en 1965. La historia de las polillas y la pequeña moneda de cobre que se convirtió en una botella de agua azucarada violeta a temperatura ambiente, seis Coca-colas congeladas, y puñados y puñados de monedas de plata.

* Apaga la lumbre, agrega el caldo de vegetales a la quinoa y revuelve con la punta del pequeño cuchillo que usaste para quebrar el cubo.

* Cucharea la quinoa dentro del tazón. Llovíznala con aminoácidos líquidos y aceite de olivo. Sirve y disfruta.

 

Fuente: Open Culture