“El arete” por Ivonne Baqués @amikaafeliz #HelloDFicción


El arete

Ivonne Baqués
“¿Qué puede ser peor que terminar en la cama del más feo de la oficina?” Se preguntaba Ana al salir de la fiesta de fin de año, ahogada en alcohol del brazo de Joaquín. Y ella misma se contestó dos horas después, mientras Joaquín roncaba junto a su húmedo y desnudo cuerpo. “Peor que acostarte con el más feo de la oficina, es que además de poco agraciado, sea aburrido y precoz ¡Estoy jodida!” Y antes de que pudiera decidir si pasar toda la noche con él era buena idea, se quedó dormida.
Después de empinarse una botella de tequila y dos mezcales, Ana le perdió el asco a quien en los últimos dos años la había perseguido con frenesí. En repetidas ocasiones Joaquín la invitó a salir obteniendo siempre la misma respuesta: “No puedo, tengo novio.” Por no decir: “No me gustas y me acuesto con tu jefe”.
A la mañana siguiente, los rayos del sol se colaron entre las persianas de la habitación hasta clavarse en en su cara, mientras, Joaquín seguía roncando. Al abrir los ojos, Ana lo miró con repulsión. “¿Es neta? ¿Tan mal me sentía anoche que terminé merendándome al Joaquín? Dios, no sé que me duele más, si la cabeza o el orgullo.” Cerró los ojos tratando de rescatar algún recuerdo como muestra de que la noche anterior no había sido tan mala, pero no lo hubo. La imagen borrosa del cuerpo perfectamente depilado de Joaquín sobre el suyo, la hizo abrir los ojos violentamente. Entonces, recorrió las cobijas destapando al hombre cuyos ronquidos iban en aumento, quería corroborar si ese cuerpo sin vellos era el de Joaquín, o parte de un mal sueño. “Santa Madre, creo que yo tengo más pelos que este güey, nomás eso me falta, que además de feo sea gay, y que por eso su desempeño haya sido tan malo… no creo, siempre me ha traído ganas, más bien es metrosexual y pendejo”.  De la mesita de noche tomó su celular para ver la hora, eran las siete de la mañana, tenía veinte llamadas perdidas y quince mensajes en su whats, todos de Alfredo. “Hijo de Puta, ahora sí me buscas ¿Pero qué tal anoche? De seguro la golfa de la Doris no quiso aflojar”.
Estaba meditando si contestar los mensajes o mejor dejarlo en visto, cuando sonó el celular de Joaquín. Como resorte, este se levantó de la cama buscando el aparato por la habitación, hasta que lo encontró en el suelo debajo de sus pantalones.
– Hola boss…No te apures, ya casi me iba a levantar…Este…Sí, la dejé en su casa ¿Por…? No sé, la dejé en la puerta del edificio, igual y sigue dormida…Nooo…¿Cómo crees?…Ok…Nos escribimos…
Mientras Joaquín hablaba por teléfono, le hizo señas a Ana para que no hiciera ruido.
– ¡Chaleeeeee! Creí que Alfredo no se había dado cuenta de que nos salimos juntos, dice que va a ir a tu casa porque no le contestas, que está preocupado porque anoche bebiste mucho.
– Ese imbécil sólo está preocupado porque sabe que lo voy a mandar a la verga.
– ¿Cómo ves, nos echamos el mañanero?
Ana ya iba a contestarle que tenía un desayuno, cuando algo se le enterró en la pierna. “¡Auch!” Entonces buscó entre las sabanas para descubrir que bicho maldito la había picado, cuando encontró un arete largo color plata.
– ¿Y esto?
Joaquín se encogió de hombros, tomó el arete y lo puso sobre el tocador sin decir palabra alguna. Ana tomó su ropa de la silla.
-¿Entonces no habrá mañanero?
Preguntó Joaquín con decepción a lo que Ana sólo atinó a contestar: “Tengo prisa”.
Mientras el taxi se dirigía a casa de Ana, ella se preguntaba: “¿De quién será el arete? ¿A poco tiene novia? ¿Por qué sólo uno? ¿Y si el arete es de él?” El sueño y la cruda la hicieron dormir, al llegar a su calle el chofer la despertó, y cuando abrió los ojos el estómago se le revolvió al ver a Alfredo parado frente a su edificio, quien al verla bajar del taxi, molesto, la subió a su coche.
-“¿Me puedes explicar de dónde vienes?”
Ana bajó la mirada como si buscara una respuesta en la alfombra del auto, entonces, algo que brillaba llamó su atención,  se agachó, para encontrarse con otro arete largo color plata…
Una hora después,  Ana vomitaba en las escaleras  del edificio mientras intentaba llegar a su departamento, haciéndose la misma pregunta varias veces: “¿Qué puede ser peor que acostarte con el amante de tu novio?”
 
Twitter: @amikaafeliz
WordPress: amikafeliz.wordpress.com
Instagram: mariaenproblemas2017
Ivonne Baqués

Ivonne Baqués

Conocimos a Ivonne Baqués en un taller de narrativa y la invitamos a participar en nuestra sección “DFicción”. Ivonne pertenece a la tribu de los Godínez de la Ciudad de México y se nota. Sus relatos destapan las obsesiones, deseos y frustraciones de quienes diariamente nacen y mueren dentro de los confines de la oficina.


Compartir
  • 29
    Shares

Comentarios: