Hello Tokyo! Curiosidades Japonesas Parte I por Yannina Tomassiny

10395858_10154123448005696_3210702523452129460_n10427325_10154168587845696_3764629502377500648_n10299141_10154168779070696_20788704388863986_n 10403190_10154168665915696_1895407543253945449_n10313518_10154123445295696_4159174780925146808_n

Curiosidades Japonesas – Parte I 

Por Yannina Thomassiny instagram: @cassetteart

Viajar a Tokio resultó millones de veces más complicado de lo que pensé… No por las largas horas que implica el vuelo, ni por dinero que hay que ahorrar, –como dicen las abuelas: eso va y viene–. El problema esta en cometer el error más estúpido: perder el vuelo. Es mucho más complejo y terrible de lo que pensé. Jamás me había pasado y mira que he llegado como Mi pobre angelito: derrapando.

Ningún error a lo largo de mi vida me había costado tanto dinero ni me había hecho sentir tan crucificada. Sin afán de exagerar: envejecí cinco años con tanto estrés. Ese terrible momento en el que me acerqué al mostrador de manera inocente para preguntar si me daba tiempo de ir a comprar un sándwich; cuando oí: “¿de cuál vuelo?”, desde ahí no me sonó nada bien. Después continuó la terrible frase satánica: “ése vuelo ya se fue hace un rato.

Sentí un vacío, un miedo y un coraje poco común. Todos nos encariñamos mucho con los viajes; cuestan mucho trabajo para dejarlos ir con dignidad y resignación. Así que hice lo que es de esperar: lloré sin parar en el aeropuerto. Me sentía desolada. Y una hora después de meditar el asunto compré otro vuelo que salía en seis horas. Todo, absolutamente todo valió la pena. Japón es otro planeta. Jamás había sentido algo tan especial al visitar otro país. Allá es un planeta completamente distinto. Y para que se den un idea del contraste cultural he decidido hacer cinco notas para HelloDF con las curiosidades japonesas que se cruzaron en mi camino. Espero las disfruten:

Parte I

Los escusados tienen calefacción y música. No he visto ni un solo perro, todos tienen gatitos. Las mujeres son guaperrimas, pero no he visto un solo guapo. Todos son limpiiiiisimos pero tienen los dientes fataaaaales. Absolutamente todo es miniatura: la comida, las personas, los bares y las calles. Todo tiene caritas y muñequitos, hasta las coladeras. Al igual que en NY después de las 10 de la noche el metro completo apesta a chupe y todos van ahogados. Guau.

Les seguiré contando…

Estén pendientes para la Parte II de esta aventura que daremos a conocer este viernes 13 de junio por este canal.