Hungría destruye todos los cultivos transgénicos de Monsanto

En Hungría está prohibido el ingreso y comercialización de semillas OMG (Organismos Modificados Genéticamente) de Monsanto y es responsabilidad de los propios comerciantes vigilar que sus semillas no estén contaminadas. Por ello el gobierno ha decretado que cuando se encuentran plantas contagiadas se debe destruir todo el campo.
Al notar que semillas transgénicas fueron mezcladas con las normales sin su consentimiento, agricultores húngaros decidieron quemar mas de mil hectáreas de plantas de maíz de semillas transgénicas Monsanto, acción que evitó la contaminación otros cultivos, según declaró el secretario de estado adjunto del Ministerio del Desarrollo Rural, Bognar Lajos.

En el 2013, grandes cultivos de maíz transgénico fueron también destruidos, según Global Research.

Monsanto es una empresa transnacional de semillas (de la que es accionista la familia Rockefeller) que quiere germinar los cultivos del mundo con su marca. No conforme con contaminar la mayoría de los campos de siembra de soja estadounidense con cepas transgénicas, ahora quiere hacer patria en diferentes territorios agrícolas del mundo.

En el mundo cada vez es mas criticada la estrategia de la corporación Monsanto de contaminar sus semillas modificadas con las normales y así cobrar las patentes correspondientes. Por tal motivo se ha prohibido la entrada de la semilla en varios sectores, ya que además con la polinización contamina a otros campos.

A gran escala, la proliferación de la semilla transgénica es un golpe mortal para la agricultura libre que se ha decidido proteger en países como Hungría. Eso, al menos por soberanía, debería ser respetado por la corporación.

 

 

adidas lanza una colección basada en residuos plásticos del mar

 

 

 

Tres jóvenes mexicanas potabilizan agua contaminada, competirán por “Nobel del Agua” en Europa