Entrevista con Laureana Toledo por HelloDF @lautoledodo

 

Paráfrasis – Laureana Toledo

 

Este año Laureana Toledo inauguró una fuente en el Museo de Arte Moderno. Con esta pieza la artista mexicana se une al legendario grupo de artistas que figuran en el jardín del museo con sus esculturas, como Gelsen Gas, German Cueto, Mathias Goeritz, Estanislao Contreras y Manuel Felguerez.

Hello DF habló con Laureana Toledo acerca de su pieza para el MAM y de la escena del arte contemporáneo actual, entre otros temas.

¿Cuál es tu primera memoria del Museo de Arte Moderno?

De niña íbamos mucho con mis padres. Recuerdo que se podía entrar directo desde el parque. Pasábamos directo a saludar a Fernando Gamboa y luego a ver las exposiciones. Mi hermano Jerónimo y yo corríamos y patinábamos en el mármol frío de los pisos de las salas. La temperatura del mármol en las piernas, es mi primer recuerdo del MAM.

Cuéntanos acerca de la fuente que has creado para el MAM

La fuente es un collage que quiere ser un diagrama del ojo. En 2012 curé una exposición del archivo de fotografía del museo que hablaba de la mirada: la vigilancia en los panópticos, el que es visto como un grupo de rock y el espectador. Hicimos una cámara obscura en un extremo que metía el jardín al museo. Cuando me pidieron hacer la fuente, decidí de inmediato que seguiría con ese juego de miradas, así fue que surge la idea de un ojo -mi ojo, que mira constantemente al museo, al modernismo. Después vino mucho tiempo de colaboración con los arquitectos de C3 que ayudaron con la infraestructura funky del ojo y con la gente de mosaicos Kolorines que hicieron esa enorme superficie una joya de mosaico bizantino.

A diferencia de las muestras temporales, ¿qué significa para ti esta participación permanente? 

Me imagino que la únca diferencia entre, por decir, una foto, una escultura en una colección pública y esta fuente, no es tanto la permanencia, sino la parte pública. Es decir, las fotos se exhiben y después de un rato, regresan a una bodega de un museo. Esto de la fuente, sin embargo, tiene la ventaja y desventaja de siempre “estar disponible”. Se vuelve una especie de punto de referencia geográfico, temporal. Igual y habrá alguien que recuerde con cariño el día que se le declaró a su chava junto a esa fuente, o al contrario, alguien que rompió para siempre ahí. Yo tengo esos puntos de referencia con lugares, así que me imagino, alguien más podrá tenerlos con respecto a esta fuente.

¿Qué nos dices de la escena actual del arte contemporáneo en México?

La veo como cuando ves a un grupo de adolescentes tratando de destacar de su manada: cada cual se viste más llamativo que el de junto, exagera sus cualidades, compite por la veracidad de una versión, de un punto de vista. Falta presupuesto para que pueda haber coleccionismo serio en las instituciones estatales. Falta presupuesto para tener buenas escuelas públicas de arte. Lo que sobra, como siempre y desgraciadamente, son artistas.

Paráfrasis

Laureana Toledo

Museo de Arte Moderno

Reforma y Gandhi