Lo que no sabías de La Lagunilla

Compartir
  • 5
    Shares


La Lagunilla ha sido un punto estratégico para el comercio desde la prehistoria. Primero fungió como punto de encuentro de las embarcaciones de Tenochtitlán y Tlatelolco que intercambiaban productos, después, en la época colonial albergó el mercado de la Santa Catarina que sirvió para fortalecer al barrio como una zona comercial, característica que continúa hasta nuestros días.  

Con 400 años de antigüedad, La Lagunilla es uno de los tianguis más emblemáticos y grandes de la ciudad. Para los interesados en ver más allá de las compras, Hello DF y Roomgo, la comunidad de flatsharing más grande en línea, descubrieron algunos de los secretos que esconde.

Esoterismo

Aunque este no es el mercado predilecto para quienes están interesados en cuestiones de magia y hechizos, también tiene algunos sitios interesantes. Por ejemplo, podrás encontrar locales tapizados con terciopelo rojo donde leen cartas y manos desde 250 pesos.

También, entre sus calles es posible comprar mandrágoras, elfos y otras criaturas mitológicas para mejorar tu suerte y, de paso, diferentes libros de esoterismo e hipnosis, por si quieres aprender más sobre ellos.

Taxidermia

Entre las curiosidades de este tianguis están los puestos de taxidermia, y es que, aunque los establecimientos no están formalmente aquí, disecadores de todas partes de la ciudad se instalan en esta zona los domingos para vender su trabajo, que va desde ardillas hasta grandes cabezas de leones y venados listos para colgar en tu hogar.

Coleccionismo

Un lugar donde hay objetos de todo tipo y de todas las épocas es imperdible para los coleccionistas mexicanos. Personajes como Carlos Monsiváis recorrían este tianguis buscando los artículos más peculiares para sus colecciones personales que incluso han llegado a exhibirse en museos.

También se dice que María Félix era una de las visitantes más frecuentes de La Lagunilla, ya que era una conocida anticuaría. Incluso, participó en la primera feria del arte y las antigüedades del Museo Franz Mayer.

Si eres fanático de los mercados de pulgas o te dedicas al coleccionismo de antigüedades quizás te convenga rentar un espacio cerca de La Lagunilla, colonias como la Guerrero tienen opciones de vivienda compartida por 3 mil 400 pesos en promedio o el Centro Histórico donde las rentas se elevan alrededor de los 6 mil 700 pesos al mes.   



Compartir
  • 5
    Shares

Comentarios: