Los 10 comercios más antiguos de México

Hoy en día se habla de emprendimiento en todas partes, sin embargo el emprendimiento no es algo nuevo; el concepto es un fenómeno social que ha existido durante siglos.

El uso de la palabra Entrepreneur se remonta al siglo XIX y etimológicamente proviene del francés entrepreneur palabra que utilizaba para referirse al promotor o empresario de espectáculos teatrales en un principio. A partir de la publicación del ensayo del economista Richard Cantillon “Ensayo Sobre la Naturaleza y el Comercio en General” (1755), el término entrepreneur obtiene un sentido comercial, entendiéndose como cualquier persona que asume un riesgo y se dedica a producir o comprar producto de manera artesanal para ofrecerlo al mercado a un precio mayor y así obtener una ganancia.

Al dar un vistazo al pasado, en Hello DF nos preguntamos por los primeros emprendedores en México. A continuación, te dejamos la lista de los 10 negocios más antiguos de México.

 

Imagen estereoscópica, Fines del siglo XIX.
Fotografía: Colección Carlos Villasana/Raúl Torres

1. MERCERÍA DEL REFUGIO, desde 1826

El comercio más antiguo del Centro fue fundado en 1826 por los franceces Billonneau y Cassou, que primero abrieron la Gran Sedería del Refugio y luego La Barata y más tarde se asociaron con Bernardo Atchoarena y abrieron la Gran Mercería y Sedería del Refugio, en donde hoy se ubica la casa matriz. En 1975 se inauguró la primera de las 11 sucursales con que cuenta actualmente.

Venustiano Carranza 109. M Zócalo, Ecobici Pino Suárez y Venustiano Carranza.
Lun-Dom 10-21hrs.Tel. 55222 32362.


Remate del edificio de Librería Murguía.
Fotografía: Jose Lira/eikon.com.mx

2. LIBRERÍA MURGUÍA, desde 1846

En el #54 de la ahora peatonal 16 de Septiembre aparece un edificio porfiriano típico, pero en los altos, la cantera labrada luce alegorías de las artes, la ciencia y la industria, así como dos bustos: el de Johannes Gutenberg, el inventor de la imprenta de tipos móviles, y Aloys Senefelder, el inventor de la litografía, motivos que refieren a los valores de la centenaria familia Murguía.

Librería Murguía
16 de Septiembre 54-2°. M Allende y Zócalo, Ecobici Palma y 5 de Mayo.
Lun-Sáb 9-18hrs.
Tel.  5512 1828. Fax: 5512 5303.

 

Tardán en 1929, cuando el sombrero todavía era un accesorio obligado.
Tomada de: Revista La Esfera, 1929/Colección Carlos Villasana/Raúl Torres

3. SOMBREROS TARDÁN, desde 1847

Uno de los primeros slogans publicitarios que se escucharon en la radio mexicana fue:  “De Sonora a Yucatán, se usan sombreros Tardán”. Este negocio, el tercero más antiguo del Centro, ofrece más de 50 modelos originales, así como servicio de lavado, reparación y transformación de sombreros.

Plaza de la Constitución 7, frente a Palacio Nacional. M Zócalo, Ecobici Palma
y 5 de Mayo
Lun-Sáb 10-19hrs.
Tels. 5512 3902 y 5512 9162.


Fotografía: Eikon.com.mx

4. EL PUERTO DE LIVERPOOL, desde 1847

Fundado por el comerciante francés Jean-Baptiste Ebrard que en 1847 contaba con un “baúl o cajón” en el mercado de El Parián en lo que hoy es el Zócalo, con el tiempo aquel baúl ambulante evolucionó a almacén y en 1936 inauguró el edificio que ocupa hasta nuestros días, siendo el primero de la ciudad en tener escaleras eléctricas. Hoy la empresa cotiza en la bolsa de valores y cuenta con 80 sucursales en el país.

Venustiano Carranza 92. M Zócalo, Ecobici 20 de Noviembre y Venustiano Carranza.

restaurant-1001393-8862182-8bod-qfd-enodyjnfg9gw9isxigzgvqigxcaxcssgui_848x476_adaptiveResize

Solo la Hostería Santo Domingo sirve chiles en nogada todo el año.
Fotografía: José Lira/eikon.com.mx

5. HOSTERÍA DE SANTO DOMINGO, desde 1860

El Presidente Benito Juárez llevaba dos años en el cargo cuando este, el restaurante más antiguo de la capital, puso sus primeras mesas, el 4 de agosto de 1860, junto a la Plaza de Santo Domingo.

Belisario Domínguez 72. M Zócalo y Allende, Metrobús Rep. de Chile, Centro Histórico.

 


Fotografía: Eikon.com.mx

6. LA ZAMORANA, desde 1861

Durante más de cien años La Zamorana fue una tlapalería y ferretería. Alojada en una casona del siglo XVIII, La Zamorana se especializa en la elaboración de decorados en papel picado o papel plegado.

Jesús María 112-A. M Pino Suárez, Centro Histórico.


Fotografía:  Arturo Fuentes/eikon.com.mx

7.  CASA BOKER, desde 1856

El 1º de noviembre de 1865 abrió en la capital mexicana una ferrertería “modesta”, que creció rápidamente. La firma introdujo en el país no solo productos alemanes, sino estadounidenses, como las máquinas de coser Singer. Entre 1898 y 1900, los Boker cruzaron el siglo levantando un edificio que fue el primero en construirse con columnas y trabes metálicas, sus espectaculares aparadores siguen mostrando un mundo de mercancías de ferretería, cuchillería, implementos agrícolas, mineros y del hogar.

16 de Septiembre 58, esq. Isabel La Católica, Centro Histórico.


Fotografía: José Lira/eikon.com.mx

8. EL BORCEGUÍ, desde 1865

La más emblemática de las zapaterías fue abierta en la calle Tiburcio (hoy República de Uruguay), y años más tarde se trasladó a la calle Coliseo (hoy Bolívar), donde sigue, en 1991 los dueños actuales fundan el Museo del Calzado que alberga 2 mil piezas de calzado y 15 mil miniaturas, un panorama de la historia, evolución y diseño del calzado a través de los siglos.

Bolívar 27. M Zócalo y Allende, Centro Histórico.


Tomada de: Revista La Esfera, 1929/colección Carlos Villasana/Raúl Torres

9. PANIFICADORA LA VASCONIA, desde 1870

La firma fue fundada por Marcelino Zugarramurdi Echenique, un campesino de España que migró a México en busca de una vida mejor. De ser una bizcochería “tipo boutique, el pan estaba en aparadores y había empleados que despachaban”, La Vasconia se transformó en una empresa próspera, dueña del edificio del siglo XVIII que la aloja desde sus orígenes.

Tacuba 73, esquina con Palma, Centro Histórico.

 


Fotografía: José lira/eikon.com.mx

10. EL GALLO DE ORO, desde 1874

Tras el cierre de El Nivel, El Gallo de Oro ostenta el título de la cantina más antigua del Centro Histórico. En sus inicios fue frecuentada por poetas y escritores, más tarde, cuando la zona se convirtió en el distrito financiero de la Ciudad, El Gallo de Oro se volvió punto de reunión de banqueros, al grado de que cada institución tenía una mesa favorita.

Venustiano Carranza 35, Centro Histórico.