CARTA DE MÍ PARA MÍ por Alexis de Anda @alexisdeonda #Mexico

CARTA DE MÍ PARA MÍ

Alexis,

¡Feliz Navidad! Espero que la pases increíble y que cenes delicioso y que no engordes con toda la comida navideña, porque ese sería el mejor regalo. Sé que este no ha sido un año fácil, por eso ahorita estás llorando mientras escribes. Podría decirte que ha sido el año más difícil de tu aún corta vida. Eres muy joven, aunque a veces ya no lo sientas así. Eres tan joven y tienes tanta vida por delante que a veces, cuando estás triste, me gustaría levantarte del suelo y darte unas cachetadas a ver si así ya lo entiendes por fin. Tienes toda una vida por delante, Alexis querida. No la desperdicies, por favor. No te aferres al pasado con tanta fuerza. Suéltalo. Déjalo fluir. ¿Ves esos momentos cuando te preguntas por qué las cosas no salen como quisieras? Déjalas fluir. Ya estás muy rota, no queda nada más que volver a construirse de los escombros. Eres fuerte, siempre lo has sido. Tienes la fuerza que se necesita para ser feliz, porque ahora por fin entiendes que no eres tan fuerte como pensabas. Por fin lo entendiste, ¡felicidades!

Lo que no entiendes todavía, amor mío, es que todo va a estar bien. Ya sé que lo sabes, me lo has dicho mil veces, pero no lo entiendes realmente. TODO VA A ESTAR BIEN. Tienes mucha vida, mucho amor… Brillas demasiado como para que las cosas salgan mal. Está bien, está bien… Tírate y llora y piensa que jamás volverás a ser feliz. Que todo está demasiado roto dentro de ti como para que vuelva a ser como antes. Nunca va a ser como antes. Va a ser mejor. Porque ahora entiendes que no eres tan fuerte como pensabas. No lo eres. No eres tan fuerte pero eres mejor. Eres mejor que ayer, querida. Recuerda que por las grietas entra la luz.

Perdónate, Alexis. Perdona todo lo que te ha hecho daño. No perdones a los demás, nadie te ha querido lastimar. No a propósito. Te has lastimado sola porque lo necesitabas. Necesitabas dejar sangrar las heridas un rato pero ya van cerrando. Claro que te quedarán las cicatrices para que no te olvides nunca de ellas. Pero perdónate de una buena vez por todo en lo que te has fallado. No eres un fracaso, Alexis. En nada. No fracasaste. Solamente entendiste que no tienes control sobre todo. Por fin lo entendiste, ¡felicidades! Ahora suéltalo. Déjalo fluir.

Estás llena de luz, de amor. Te veo y no puedo creer lo hermosa que eres y cuánto te amo. Perdóname por no recordártelo todos los días. Perdóname por las veces que te he hecho sentir mal, fea, común… Perdóname por hacerte dudar de lo absolutamente perfecta que eres. Perdón por hacerte dudar de tu talento, no era mi intención. Puedes hacer lo que quieras, no vuelvas a pensar que no puedes. Vas a llegar muy lejos, no me escuches cuando te diga lo contrario. Recuerda esta carta y acuérdate que a veces digo muchas pendejadas. La mayoría del tiempo sólo estoy diciendo pendejadas. Pero tú eres mucho más inteligente que eso. Puedes y vas a hacer todo lo que quieras en esta vida en la que aún eres muy joven.

Gracias por haberme dado tantos momentos hermosos este año, aún cuando pensaste que no podías ser feliz. Me has hecho reír como nadie. Me has dado amigos increíbles y una familia hermosa. Me has enseñado el mundo. Me has recordado que no hay nada más importante que la felicidad y el amor. Y creo que por fin lo entendí.

Gracias, Alexis, por ser luz.

Te amo.