Detrás de un buen mezcal, siempre hay una buena intención. Entrevista con Karla Moles @enmezcalado

Detrás de un buen mezcal, siempre hay una buena intención 

Entrevista con Karla Moles, cofundadora de Mezcales Milagrito

En algunas regiones de México, desde hace un par de siglos, se bebe mezcal como parte del convivio y de la tradición. El culto a esta bebida se ha asociado con la celebración, el ritual, los remedios y la medicina.

En la ciudad de México, la popularidad del mezcal ha crecido exponencialmente y de manera orgánica desde aquellos primeros tragos de Milagrito y Enmascarado, que comenzaron a alargar las sobremesas de algunos restaurantes y cantinas de la Condesa, el Centro, la Roma y el resto de la capital. Hoy en día existen más de 180 marcas de mezcal en México. En Berlín, París, Nueva York, Londres e Ibiza ya se habla de las maravillas del mezcal y es cuestión de tiempo para que el resto del mundo lo descubra.

El Milagro del Mezcal

Mezcales Milagrito, empresa productora de mezcal, fue pionera en introducir la tradición de beber mezcal en la Ciudad de México con sus marcas orgánicas y artesanales, Milagrito Del Corazón y  Enmascarado.

Karla Moles, una de las socias fundadoras, platicó con Hello DF en las instalaciones de Mezcales Milagrito.

– Karla, ¿Cómo inicia la aventura del mezcal en los bares y restaurantes de la Ciudad de México?

Todo inició con unas catas de mezcal en Pata Negra, donde nos dimos cuenta de que esta bebida era como un milagro y de allí el nombre. Puedes beber mezcales y al día siguiente no te da cruda (obviamente si sólo tomas mezcal y no lo mezclas). La bebida tiene una euforia muy particular y quisimos compartirla con nuestros amigos, así que viajamos a Oaxaca para conocer todo acerca del proceso del mezcal y nos asociamos con una familia que llevaba produciendo mezcal por más de tres generaciones.

– ¿Cómo nos recomendarías beber un Enmascarado 45 y un Enmascarado 54?

Yo siempre digo que para beber mezcal hay que saber quien eres y cómo estás, pues el efecto del mezcal tiene mucho que ver con cómo te sientes tu.

El 54, por ejemplo, es un mezcal que no debe tomarse con prisa, el efecto sería muy fuerte, es como para un viernes de quincena, ideal para combatir el estrés, GRAN medicina para el estrés. En cambio, El 45% es perfecto para aflojar el cuerpo, un mescal que va de maravilla con la noche, el baile, la euforia y los amigos.

– ¿Qué nos dices de El Milagrito Reposado?

Este es excelente para abrir la garganta, ideal para bodas de día por ejemplo, reposa en maderas y esto absorbe el grado de alcohol, por lo que te estás tomando un mezcal de 37% – 38%. Este mezcal inspira a arreglar el mundo.

– Hablemos del boom del mezcal, en México su aceptación se dio de manera inmediata, ¿a qué factor le atribuyes el éxito de esta bebida en el mercado?

Sin duda, al amor por lo orgánico. A la preocupación por comer mejor y beber mejor. Estamos ante un producto que no utiliza aditivos para acelerar su proceso de fermentación, a diferencia de otros mezcales que llegaron después al mercado. Aunque la gente nos vea en City Market o Palacio de Hierro, no significa que nos hayamos industrializado, nuestros estándares son los mismos y nuestro proceso también. Así como hemos crecido, nuestra forma de ayudar al campo también. Mezcales Milagrito trabaja con la comunidad mezcalera en Oaxaca, generando trabajo en el pueblo y cuidando a la gente que lo elabora, la carga de trabajo, el ritmo y sus condiciones.

– ¿De qué forma el boom del mezcal le ha beneficiado a estos pueblos mezcaleros?

Hace diez años, los productores de mezcales eran personas mayores. Los jóvenes abandonaban sus pueblos en busca de una mejor vida en los Estados Unidos, pero esto hoy ha cambiado. Los que antes parecían pueblos fantasma hoy vuelven a tener actividad gracias al negocio del mezcal y eso está bien, porque la gente no se quería ir de su pueblo, se iba por necesidad.

– Al ser un producto local con calidad de exportación, ¿se cuenta con un apoyo del gobierno para facilitar su producción y distribución?

Somos una productora aun muy pequeña y, aun siendo una empresa artesanal, nos toca pagar la misma cantidad de impuestos que las marcas de alcohol de producción masiva. Nosotros vendemos 3200 botellas al año y seguimos promoviendo la no industrialización. Existen apoyos, sobre todo ahora que el mundo tiene interés de conocer y beber mezcal.

El Milagrito Del Corazón y el Enmascarado cuentan con sus propias residencias,  La Clandestina, EL Palenquito y la Lavandería, tres lugares que promueven una extensa oferta de mezcales, así como también alimentos. Su lema es “SI LA CIUDAD NO VA AL PUEBLO, TRAEMOS EL PUEBLO A LA CIUDAD”, así que no dejen de visitarlos.

148609_168552109835836_1650989_n