Esa mi Pau! – Entrevista exclusiva para Hello DF por @carlosgvi @esamipau

Compartir


Por Carlos González

After.- lugar donde las palabras no existen. Lugar donde los convencionalismos se rompen al unísono de personas que no quieren saberse como tal, ni como género, clase, raza o especie. No se trata de perdición sino de introspección; un ejercicio que incomoda a los que se reconocen como godínez, chairos, fifís, whitexicans, feminazis. Un escupitajo de bajos neologismos en los que afortunadamente la música y el baile nos ha salvado. 

Por ello, Hello DF regresa a la zona de pista, ésta vez para platicar y conocer con Paulina García, mejor conocida como Esa Mi Pau. 

Coincidir con ella nos parece un ejercicio versátil, pues más allá de los decks nos encontramos con una de las voces que más han destacado en la construcción de la radio nacional. 

Su posición actual dentro de la escena musical no es la de un dj, sino la de una filántropa generacional, que de a poco ha roto las brechas de los géneros musicales y las estúpidas élites que han crecido a su alrededor. Nos sentimos privilegiados de poder conversar con Pau en un viernes de perreo. Dale. 

¿Esa Mi Pau es un personaje? o más bien, ¿quién es Paulina y cómo ser su amigo? 

Esa Mi Pau y Paulina son realidad la misma persona. Muchas veces cuando te pones un nombre artístico lo haces en forma de escudo o personaje. Más allá de crear un personaje, se trata de una versión extendida y exponenciada de mí misma. Soy alegre, amigable y con mucha energía pero también reservada, tal y como un escudo, aunque suene irónico, pues no me cuesta hacer amigos, conocer gente y dejar entrar a las personas en mi vida. Vaya, sólo soy tímida en mis procesos musicales y emocionales. 

Para ser amigo de Paulina, en general, sólo se requiere buena onda y honestidad, no éste menos importante dado lo que significa para el mundo de la música. Acá te puedes topar con personas que querrán usarte a su beneficio y no tengo bronca con eso, pero siempre y cuando haya un intercambio justo. Se trata de colaborar, no de usar. Buena onda, es lo que necesita Pau y Esa Mi Pau. 

Estamos en una época donde los géneros musicales se han vuelto un tema tan importante por desgracia. Digo desgracia porque si no encajas en cierto género no eres cool o necesitas escuchar cierta música para encajar en un círculo. ¿Cómo lidias con ese juego de egos a la hora de poner música? 

Justo yo no le entro a ese juego de egos, la verdad me molesta bastante. Y es que la verdad siento que ésta llamada guerra ya es menos visible en el presente. En los 80 ́s y 90 ́s se marcaba muchísimo más porque no había tanta diversidad. Hoy en día hay más oferta en cuanto a fiestas, eventos, sonidos, etc. Es así que el reggaetón, por ejemplo, ha sido una bofetada para las nuevas generaciones porque hasta la gente que no le gusta ha podido escapar de ella, pues se toca en las fiestas, con tus amigos, con tu amigo el más alternativo, de seguro hay una rola que le guste. Y bueno, siempre me fijo a dónde voy para poner música. No puedo ir a poner unas super cumbias en un antro de house. Es importante leer a la gente, sus reacciones frente las canciones que estás poniendo y si es necesario cambiar de género, lo hago. La gente se tiene que relajar un chingo porque la música es para disfrutarla, para bailar, llorar y que nos mueva algo. No se trata de ofender algo que no nos gusta. A mi no me gusta la banda ni el metal, pero sé que hay gente muy talentosa y no por el contrario voy a llamar a Judas Priest una banda de borrachos, por ejemplo. 

Muchos no me dejarán mentir pero Esa Mi Pau me instala rápidamente en la palabra Radio. En lo particular, te conocí en Ibero Radio, lugar donde sigues actualmente. Por eso me es importante preguntar ¿Cuáles crees que han sido los errores, aciertos y los objetivos particulares de la radio nacional? ¿Hay evolución? 

Es difícil responderte en una misma voz. A pesar de que Ibero sea una estación que salga en la FM, ésta no tiene los mismos compromisos comerciales y monetarios que cualquier otra estación de radio e incluso si es concesionada como Radio UNAM, por ejemplo. Para ponernos en contexto, antes de Ibero 90.9 existían las estaciones de radio hablada y por otro lado las musicales. Nosotros empezamos como una mezcla de ambas pues siempre hemos creído que somos un taller de la Universidad Iberoamericana y un espacio de libertad para sus docentes. Y ahí está una primer respuesta clave: antes nadie apostaba por la radio híbrida, con contenidos musicales, culturales y noticiosos. Nosotros tuvimos éxito. 

una generación de locutores… 

Baxter, Toño, Korno, Anna Stephens, mi generación pues, crecimos con la radio alternativa de los 90 ́s, encabezada por Radioactivo, donde la locución era más libre y menos formal. Se apostaba por algo más que sólo presentar rolas y nosotros absorbimos eso, sin embargo, creo hubo un cambio de actitud porque si bien el resto de locutores eran accesibles, aún guardaban la figura de la verdad absoluta y nosotros no. Nosotros abríamos el debate con el público sobre una rola que nos parecía buena pero que no era sólo eso, verdad absoluta; siempre nos gustó escuchar la opinión de la gente. 

viernes de perreo… 

Desde que empecé en la radio siempre he tratado de ser congruente en decir lo que me gusta y lo que no en cuanto a música, sin decir que es malo o no. Tuve un programa con David (@dabidson) que años más tarde se convertiría en “Viernes de Perreo” donde conduciría yo sola. En la última media hora de programa yo ponía música que estaba escuchando y que me interesaba, específicamente el global bass, no precisamente reggaeton. Este estilo no tenía espacio en la radio pues no eran sonidos pop, electrónicos o 100 % tropicales. Tuve que aguantar porque a la gente no le convencía del todo pero poco a poco pidieron que ésta media hora se extendiera a una. Poco después hubo cambio de parrilla en la estación y me junté con Jesús Daniel de Perreo Millenial quien también tenía un programa llamado Hootie Hoo. Logramos hacer Viernes de Perreo de 2 horas, donde ahora ponemos música del género urbano, desde reggaeton, trap, global bass,etc, pero latino. 

Actualmente no hay programa de radio que ponga este tipo de género pues los que “hay” ponen reggaeton pop, como Maluma, J Balvin, Ozuna, etc; y no está mal pero no deberían ser los únicos ritmos que tengan cabida en la FM. 

géneros, géneros y Rock 101… 

Trabajé en Rock 101, un lugar donde cuyo core de audiencia es gente adulta y está clavadisima en el nicho de lo alternativo, el rock, los 80 ́s y nada más les gusta. Aún así decidí navegar en otro ritmos y empecé a poner trap, algunas rolas con dembow suavecito como base. Mucha gente saltó y empezó a usar lenguaje despectivo: “no queremos escuchar a estos “reggaetoñeros”, me decían. 

Me costó trabajo que lo aceptaran al 100% pero después entendí que era lógico, pues pertenecen a otra generación donde la música estaba limitada y donde lo alternativo en México se dividió en guitarrazos. Es así que te puedo decir que hoy en día, desde mi punto de vista, el reggaetón es la música alternativa porque el 

rock ya lo llevamos todos, es bien visto y todos lo aceptamos. No siempre fue así. Lo alternativo nunca ha sido bien aceptado en un principio. Sucedió en la época de Caifanes y el “rock en tu idioma”. Siento que hoy en día lo alternativo no incomoda y tendría que hacerlo. El reggaetón, me parece, si cumple con esa condición. No es una práctica fácil y sucede en la onda de ser dj. No es educar a la gente con las canciones que uno pone, sino irlos acostumbrando. Contarles la historia, el contexto, desmenuzando. 

Y bueno, la función del locutor es ir soltando las propuestas de ese espacio alternativo. 

Por último, ¿cuáles son tus lugares predilectos para ir a bailar en el DF (si, DF) y por qué? 

Bueno, la verdad es que han cerrado varios lugares que me agradaban cuando era más morra. El imperial, por ejemplo. Actualmente me late Rico Club. Es un gran lugar para divertirse cualquier día de la semana (excepto lunes). Es una gran experiencia y la gente tiene que saber a lo que está yendo. No sólo es un lugar de moda. Están yendo a un antro gay, de ambiente libre, libre de prejuicios. Y es que la cultura del club en México es muy discriminatoria. El rogarle a cadeneros para que te dejen entrar, o que los hosts te vean por cámaras para decidir si entras o no, se me hace muy frívolo que sólo genera resentimiento. Pero más que lugares, me late ir a fiestas de los géneros que me gustan tocar (y también de otros géneros). Perreo Millenial, 01800 PERREO, las noches de ¡Escándalo! en Bar Oriente que organizan los Guetto Kids. También las fiestas más electrónicas, como NAAFI. Me parecen mejores opciones para conocer la vida nocturna de la ciudad, más que los antros. Los antros siempre van hacer lo mismo. Vale la pena conocer más propuestas, algo más underground.

Fotografía: Alejandra Jarillo



Compartir

Comentarios: