La Gaviota y su mensaje sobre la Casa Blanca #AngelicaRivera #YaMeCanse @rafaborbolla

La Gaviota y su mensaje sobre la Casa Blanca

Rafael Martínez de la Borbolla

@rafaborbolla

En la historia del México sexenal se ha tenido de todo como primeras damas; desde las muy discretas hasta las frívolas, algunas muy inteligentes, otras alejadas del poder y también las que han sucumbido a la tentación de ser protagonistas de su sexenio.

Angélica Rivera, la esposa del presidente Enrique Peña Nieto, ha iniciado una defensa para despejar la bruma espesa que se posó sobre la pareja presidencial por una lujosa casa, conocida coloquialmente como la Casa Blanca, que un contratista del Gobierno le vendió. La polémica desatada por un reportaje tuvo ecos en la prensa internacional por un supuesto conflicto de interés. Rivera, popular actriz mejor conocida como “La Gaviota” por uno de su más famoso personaje protagonizado, vinculada al Grupo Televisa, lo ha negado y ha emitido una explicación para “defender la integridad, de mis hijos y de mi esposo” porque no tiene “nada que esconder”. A pesar de esto, la primera dama ha anunciado que se deshará de la casa que ha desatado la polémica en México.

Rivera ha afirmado en un mensaje de YouTube que “venderá los derechos” del contrato de compraventa que firmó con el grupo Ingeniería Inmobiliaria del Centro, propiedad de Juan Armando Hinojosa, cabeza del Grupo Higa, la constructora favorita del Gobierno del Estado de México cuando el Presidente fungía como Gobernador y que había ganado la licitación para construir una de las obras de infraestructura estrella del sexenio, el tren rápido que conecta la Ciudad de México con Querétaro. La licitación fue cancelada por el presidente el 7 de noviembre para hacer un nuevo proceso más transparente.

En su mensaje indico que “Ante todas las acusaciones que han puesto en duda mi honorabilidad, yo quiero dejar muy claro ante todos ustedes, los mexicanos, que yo no tengo nada qué esconder, que yo he trabajado toda mi vida y que gracias eso soy una mujer independiente. Que he sido capaz de construir un patrimonio con honestidad y con todo mi trabajo. Siempre me he conducido con rectitud y por eso decidí explicarles todo lo relacionado con esta casa.”

La Gaviota, que contrajo nupcias con separación de bienes con Enrique Peña Nieto, dedicó los primeros minutos del vídeo de su defensa a explicar su holgada situación económica. Aseguró que comenzó su carrera artística a los 15 años y que después de más de dos décadas de trabajar para Televisa como actriz de telenovelas dejó la empresa. En 2008 la televisora le regaló una casa en Paseo de las Palmas 1325. En diciembre de 2010, al finalizar su relación con Televisa, se le entregó la escritura de la propiedad y 88 millones de pesos más. ”Me comprometí a no trabajar con ninguna empresa en un lapso de cinco años”, ha señalado.

Pero nadie ha quedado conforme con el mensaje, incluso resulto contraproducente logrando incendiar aún mas los ánimos. Ahora la opinión pública discute si su mensaje fue sincero, que si utilizo el tono de voz adecuado, analiza su mensaje corporal, cuestiona si se noto indignada, es decir se han abierto nuevos flancos.

Resulta sorprendente que la que haya tenido que dar la explicación a la sociedad fuera la esposa del Presidente. Habiendo tanto poder en la Presidencia de la República la responsabilidad final recayó sobre ella. En todo caso y en un país con tan poca memoria histórica ¿No hubiera sido mejor dejar que el mismo tiempo llevara al olvido la noticia? Al final, el que tiene que explicar posible conflicto de interés es el Presidente, la Contraloría del Estado de México y la Secretaría de la Función Pública, no su esposa.

Los argumentos expuestos por Gaviota pretenden desviar la atención de los temas de fondo que son el conflicto de interés y la declaración patrimonial completa de su marido. También pudiera ser una forma de distraer la atención de temas trascendentales en la vida nacional. Pero de todos modos se le pidió explicar lo inexplicable. La Casa Blanca mexicana es el corolario natural de la historia de ostentación, corrupción y ausencia de rendición de cuentas que ha caracterizado los modos de la elite gobernante, sin importar partidos políticos, que ha contagiado, con sus usos y costumbres, a buena parte de la generación que ahora gobierna.

El Estado siempre ha sabido controlar a los medios masivos de comunicación tradicionales; la televisión, la radio, prensa y revistas son controladas por el poder de la compra de publicidad desde el gobierno. Por eso la poca difusión a este caso por medio de las dos titanes privados de la Televisión Mexicana. El problema esta en un medio que no pueden controlar y menos apaciguar: el internet.

Las redes sociales mexicanas, quizá motivadas por años de censura institucional, son bravas, memoriosas, ocurrentes, asertivas e imposibles de controlar pese a los esfuerzos hechos para apaciguarlas. Aunque también fluyen la basura y las provocaciones, es impresionante la cantidad y calidad del conocimiento colectivo que circula incontenible por internet, convirtiéndose en fuente de opinión de una sociedad con la libertad de expresarse y con la oportunidad de informarse por los canales que ella decida. En internet no hay cabida para el discurso oficial.

Pero lo que no queda aún claro es el manejo de la comunicación social desde Los Pinos, durante la campaña electoral presidencial se observo un manejo de crisis y de comunicación excepcional, en el manejo de las Reformas Estructurales mostraron una eficiencia notable, ahora ante esta crisis en especifico, al señalar que la esposa del presidente será la que dará la cara, conociendo de antemano que se enfrentaría a una ciudadanía critica e incluso indignada por la tragedia de los Normalistas, ninguna explicación dejaría de ser cuestionada y más bien cualquier justificación terminaría por desacreditar a la primera dama, justo lo que ha sucedido, entonces, o bien el manejo de crisis desde el gobierno federal es totalmente inepto o surge la opción maquiavélica: alguien quiere desprestigiar si es que no deshacerse de la Gaviota.

facebook.com/HelloDFpage