NIÑA MEXICANA, LA PRÓXIMA STEVE JOBS – WIRED

Paloma Noyola Bueno de 12 años, vive al lado de un basurero en Matamoros, Tamaulipas, cuartel general del Cártel del Golfo y uno de las cunas del crimen organizado en México.  A sus 12 años, Paloma es la portada de la revista de ciencia y tecnología Wired, considerándola como la próxima Steve Jobs.

En septiembre de 2012, Paloma fue reconocida como la mejor estudiante de matemáticas de México, pero qué futuro le aguarda a Paloma viviendo bajo esas condiciones.

Wired dice en su portada,  “Los genios están por todas partes, pero los estamos desperdiciando. ¿Cómo apoyar a las grandes mentes del mañana?”.

La escuela donde estudia Paloma no tiene baños y cuenta con un mobiliario escaso y deteriorado, bajo estas condiciones ella ha logrado desafiar su entorno y desarrollar su potencial gracias a un nuevo y radical método pedagógico que se propone impulsar una nueva generación de genios, promoviendo una forma de pensamiento que cuestiona hasta llegar a las respuestas en lugar de salvar en la memoria la información que se imparte, sin razonamiento de por medio, que es la forma de pensamiento tradicional.

Sergio Juárez Correa, el maestro de Paloma, había estado al frente de los estudiantes durante 5 años utilizando el plan de estudios impuesto por las autoridades, lo que fue aburrido, tanto para él como para los estudiantes. Los resultados de los exámenes eran pobres, e incluso los estudiantes que lo hicieron bien no estaban verdaderamente comprometidos. Algo tenía que cambiar.

Él también había crecido junto a un vertedero de basura en Matamoros y se había convertido en un maestro para ayudar a los niños a aprender lo suficiente como para hacer algo más de sus vidas. Así que en 2011, cuando Paloma entró en su clase – Juárez Correa decidió empezar a experimentar. Empezó a leer libros y a buscar ideas en Internet. Pronto se topó con un video que describe el trabajo de Sugata Mitra, profesor de tecnología educativa en la Universidad de Newcastle en el Reino Unido. A finales de 1990 y a lo largo de la década de 2000, Mitra realizó experimentos en los que se dio a los niños en la India acceso a las computadoras. Sin ninguna instrucción fueron capaces de aprender por sí mismos una sorprendente variedad de cosas.

Juárez Correa no lo sabía aún, pero había encontrado una filosofía educativa emergente que aplica la lógica de la era digital a las aulas. Esa lógica es inexorable: el acceso a un mundo de infinita información ha cambiado la forma en que nos comunicamos, procesamos información y pensamos. Los sistemas descentralizados han demostrado ser más productivos y ágiles que los rígidos. La innovación, la creatividad y el pensamiento independiente son cada vez más cruciales para la economía global.

Y sin embargo, el modelo dominante de la educación pública sigue estando fundamentalmente arraigado en la revolución industrial, que dio lugar a que se valore la puntualidad, la regularidad, la atención y el silencio sobre todo lo demás.   (En 1899, William T. Harris, el comisionado de educación de los EE.UU., celebró el hecho de que las escuelas de Estados Unidos habían desarrollado el “aspecto de una máquina”, una que enseña al estudiante “a comportarse de una manera ordenada, para permanecer en su lugar y no ponerse en el camino de los demás.”) Aunque ya no profesamos públicamente esos valores hoy en día, nuestro sistema educativo, que pone a prueba la capacidad para recordar información y demostrar el dominio de un conjunto limitado de habilidades, -confirma la idea de que los estudiantes son material para ser procesado y programado. Los administradores escolares preparan estándares “guías” para que los profesores lo que enseñan cada día. Legiones de gerentes supervisan todo lo que sucede en el aula, en 2010 sólo el 50 por ciento de los miembros del personal de las escuelas públicas en los EE.UU. eran maestros.

Los resultados hablan por sí solos: cientos de miles de niños abandonan la escuela secundaria pública cada año. De los que se gradúan de la escuela secundaria, casi un tercio no esta “preparado académicamente para cursos universitarios de primer ingreso”, según un informe de 2013 de la Ley de la prueba. El Foro Económico Mundial clasifica a los EE.UU. en la posición 49 de 148 países desarrollados y en desarrollo en la calidad de la instrucción en matemáticas y ciencia. “La base fundamental del sistema es fatalmente defectuoso”, dice Linda Darling- Hammond, profesora de educación en Stanford y director fundador de la Comisión Nacional sobre la Enseñanza y el Futuro de América. “En 1970 las tres principales habilidades requeridas por las empresas de Fortune 500 eran: lectura, escritura y aritmética. En 1999 las tres principales habilidades en la demanda fueron el trabajo en equipo, resolución de problemas y las habilidades interpersonales. Necesitamos escuelas que desarrollen estas habilidades”.

Es por eso que una nueva generación de educadores, inspirado en todo, desde la Internet a la psicología evolutiva, la neurociencia e Inteligencia Artifical , están inventando nuevas formas radicales para que los niños aprendan, crezcan y prosperen. Para ellos, el conocimiento no es una mercancía que se entrega de maestro a alumno, sino algo que surge de la propia exploración de la curiosidad de los estudiantes. Los maestros proveen la pauta y no las respuestas, y luego se hacen a un lado para que los estudiantes pueden aprender por sí mismos y con los demás. Ellos están creando maneras para que los niños descubran su pasión – y en el proceso, descubriendo de una generación de genios.

En casa, en Matamoros, Juárez Correa se vio completamente cautivado por estas ideas. Y cuanto más aprendía, más se emocionaba. El 21 de agosto 2011- el comienzo del año escolar – entró en su salón de clases y colocó los escritorios maltratados de madera en grupos pequeños. Cuando Paloma y el resto de los estudiantes se presentaron miraron confundidos. Juárez Correa invitó a tomar un asiento y se sentó con ellos.

Él comenzó diciéndoles que había niños en otras partes del mundo que podían memorizar pi a cientos de puntos decimales. Podrían escribir sinfonías y construir robots y aviones. La mayoría de la gente no pensaría que los estudiantes de José Urbina López podían hacer ese tipo de cosas. Los niños al otro lado de la frontera en Brownsville, Texas, tienen portátiles, Internet de alta velocidad y tutoría, mientras que en Matamoros los estudiantes tuvieron electricidad intermitente, algunas computadoras, Internet limitado, y a veces ni lo suficiente para comer.

“Pero ustedes tienen una cosa igual de cualquier otro niño en el mundo”, dijo Juárez Correa. “Potencial”.

Miró alrededor de la habitación. ” Y a partir de ahora, “les dijo,” vamos a utilizar ese potencial para hacer que los mejores estudiantes de todo el mundo. ”

Paloma se quedó en silencio, esperando que se les diga qué hacer. No se dio cuenta de que en los próximos nueve meses, su experiencia de la escuela se iba a reescribir, aprovechando una serie de innovaciones educativas de todo el mundo y saltando ella y algunos de sus compañeros de clase a la cima de los rankings de matemáticas y de lenguaje en México .

“Entonces,” Juárez Correa dijo: ” ¿Qué quieres aprender? ”

En 1999, Sugata Mitra era jefe científico de una compañía en Nueva Delhi, que capacita a los desarrolladores de software. Su oficina al borde de un barrio pobre, y por una corazonada, un día, decidió poner una computadora en un rincón de una pared que separa el edificio de la barriada. Tenía curiosidad por ver lo que harían los niños, sobre todo si él no decía nada. Simplemente encendió el ordenador y vio desde la distancia. Para su sorpresa, los niños rápidamente descubrieron la manera de utilizar la máquina.

Durante los próximos 75 días, los niños trabajaban la manera de utilizar el ordenador y empezaron a aprender. Cuando Mitra regresó, se administró una prueba escrita en la biología molecular. Los niños respondieron aproximadamente una de cada cuatro preguntas correctamente.

Mitra se ha convertido en uno de los favoritos en el mundo de la tecnología. A principios de 2013 ganó una beca de $ 1 millón de TED, la conferencia mundial de las ideas, para dedicarse a su trabajo. Esta ahora en el proceso de establecimiento de siete escuelas ” en la nube “, cinco en India y dos en el Reino Unido. En la India, la mayor parte de sus escuelas son edificios de una sola habitación.

Mitra sostiene que la revolución de la información ha permitido un estilo de aprendizaje que antes no había sido posible antes. El exterior de sus escuelas serán en su mayoría de cristal, para que individuos desde afuera se puedan asomar, en el interior, los estudiantes se reunirán en grupos alrededor de las computadoras y de los temas de investigación que les interesan. También ha contratado a un grupo de profesores británicos jubilados que aparecerán ocasionalmente en grandes pantallas de pared a través de Skype, animando a los estudiantes a investigar sus ideas. 

El trabajo de Mitra tiene sus raíces en las prácticas educativas que datan de Sócrates. Los teóricos desde Johann Heinrich Pestalozzi a Jean Piaget y María Montessori han argumentado que los estudiantes deben aprender jugando y siguiendo su curiosidad. Einstein pasó un año en una escuela Pestalozzi de inspiración a mediados de la década de 1890. Los gundadores de Google, Larry Page y Sergey Brin afirman que su educación Montessori les dio un espíritu de independencia y creatividad.

En los últimos años, los investigadores han comenzado a respaldar estas teorías con evidencia. En un estudio de 2011, científicos de la Universidad de Illinois en Urbana- Champaign y la Universidad de Iowa escanearon la actividad cerebral de 16 personas delante de una pantalla de ordenador. La pantalla estaba borrosa excepto por un cuadrado pequeño móvil a través del cual los sujetos podían vislumbrar objetos colocados sobre una rejilla. La mitad del tiempo, los sujetos controlaban la ventana cuadrada, lo que les permitía determinar la velocidad a la que se examinaron los objetos. El estudio encontró que cuando los sujetos controlaban sus propias observaciones, exhibieron una mayor coordinación entre el hipocampo y otras partes del cerebro involucrada en el aprendizaje y registraron una mejora del 23 por ciento en su capacidad para recordar objetos. La conclusión es que uno esta controlando su propio aprendizaje, se va a aprender mejor que de otra forma, dice el investigador principal Joel Voss, ahora un neurocientífico de la Universidad Northwestern.

En 2009, científicos de la Universidad de Louisville y el Departamento de Cerebro Ciencias Cognitivas de MIT realizaron un estudio de 48 niños entre las edades de 3 y 6 años. Los niños se presentaron con un juguete que puede chirriar, tocar notas, y reflejar las imágenes, entre otras cosas.  A un grupo de niños, los investigadores les mostraron solamente uno de los atributos del juguete y luego los dejó jugar con este. A otro grupo de estudiantes no se le dio ninguna información sobre el juguete. Este grupo jugó más y descubrió un promedio de seis atributos, el grupo al que se le dijo qué hacer descubrió sólo cuatro. Un estudio similar en la UC Berkeley demostró que los niños que no habían recibido ninguna instrucción tenían muchas más probabilidades de llegar a nuevas soluciones a un problema. “La ciencia es nueva, pero no es como si la gente no tuviera esta intuición antes”, dice la coautora Alison Gopnik, una profesora de psicología en la Universidad de California en Berkeley.

La investigación de Gopnik es informada en parte por los avances en inteligencia artificial. Si programas cada movimiento de un robot, dice, no puede adaptarse a cualquier imprevisto. Pero cuando los científicos construyen máquinas que están programadas para probar una variedad de movimientos y aprender de los errores, los robots se vuelven mucho más adaptables y calificados. El mismo principio aplica para los niños, dice.

Con información de Joshua Davis para Wired Magazine: http://www.wired.com/business/2013/10/free-thinkers