Este post podría salvar tu vida: 7 consejos para protegerte de la radiación solar, según la OMS

Compartir
  • 18
    Shares


 
Los que vivimos en la Ciudad de México estamos expuestos un 20% más a los rayos UV que los que viven en la playa, ya que debido a su altitud, nuestra ciudad recibe la radiación del sol durante todo el año y en mayor intensidad.
Según American Cancer Society, el sol y otras formas de rayos ultravioleta (UV) son responsables de distintas enfermedades que pueden afectar de manera irreversible los ojos y piel, como el cáncer de piel.
A continuación te dejamos estos sencillos, pero efectivos consejos que la Organización Mundial de la Salud (OMS) o World Health Organisation (WHO), recomienda para protegernos de los rayos UV.

  1. Evitar la exposición solar en las horas centrales del día. Los rayos UV solares son más fuertes entre las 10 de la mañana y las 4 de la tarde.
  2. Tener en cuenta el índice UV. Este importante dato nos ayuda a planificar sus actividades al aire libre para evitar una exposición excesiva a los rayos del sol. La protección solar será necesaria siempre que el índice UV prevea niveles de exposición de moderados a altos, por ejemplo un índice UV de 3 o superior.
  3. Aprovechar las sombras. Colocarnos bajo la sombra cuando los rayos UV sean más intensos, pero no olvidar que los árboles, las sombrillas o los toldos no protegen totalmente contra la radiación solar.
  4. Usar sombreros de ala ancha, que protegen debidamente los ojos, las orejas, la cara y la parte posterior del cuello. Usar gafas de sol con un índice de protección del 99%-100% frente a los rayos UVA y UVB, que reducen considerablemente los daños oculares debidos a la radiación solar. Usar manga larga y prendas de vestir holgadas y de tejido tupido que cubran la mayor superficie corporal posible también protegen contra el sol.
  5. Utilizar cremas con filtro solar de amplio espectro, con factor de protección igual o superior a 30 y aplicarla generosamente sobre la piel expuesta cada dos horas, o después de trabajar, nadar, jugar o hacer ejercicio al aire libre.
  6. Evitar a toda costa las lámparas y las camas bronceadoras. Las lámparas y las camas bronceadoras aumentan el riesgo de cáncer de la piel y pueden dañar los ojos si no se usa protección. Debe evitarse completamente su uso.
  7. Proteger a los niños. Los niños suelen ser más vulnerables a los riesgos ambientales que los adultos. Cuando estén al aire libre, hay que protegerlos de la exposición a los rayos UV como ya se ha explicado. Los bebés deben permanecer siempre a la sombra.

Por Hello DF, con información de:
https://www.cancer.org/es/cancer/cancer-de-piel/prevencion-y-deteccion-temprana/proteccion-contra-rayos-ultravioleta.html
http://www.who.int/features/qa/40/es/



Compartir
  • 18
    Shares

Comentarios: