“True love will find you in the end” por Alexis de Anda @alexisdeonda

“True love will find you in the end” por Alexis de Anda @alexisdeonda

La vida es la vida, por más tonto que suene. No es un cuento de hadas ni una película romántica de Kate Hudson. Tampoco es una tragedia. Sólo es la vida. Tiene altos y bajos y días en los que simplemente no pasa nada. Justo eso es… La vida es más como una película francesa dónde la mayoría del tiempo no pasa nada.

Pero insistimos en querer hacer de la vida una telenovela porque eso es lo que hemos aprendido. Desde que tenemos consciencia todo a nuestro alrededor nos enseña que tenemos que vivir la vida como si fuera una película de Disney y si no lo estás logrando, entonces estás mal. Y es por eso que todos acabamos tristes, confundidos y más solos que nunca. Las mujeres seguimos creyendo que “el final feliz” es la boda. Que eso es a lo que hay que aspirar para ser una mujer verdaderamente realizada. Y en pleno 2014 me meto a Facebook y veo cómo el noventa porciento de mis amigas y conocidas empiezan a casarse y a tener hijos sin haber cumplido los treinta. Y que quede claro que no estoy diciendo que casarse y tener hijos está mal. Es hermoso, maravilloso y les aplaudo a todas las que se atreven a hacerlo por las razones correctas. ¿Pero sólo por no estar sola? ¿Por cumplir con las expectativas de una sociedad que ya no importa? No. La neta no.

¿Qué tanto puedes conocer de ti misma antes de los treinta? Nadie debería de poder casarse antes de esa edad. Debería de ser ilegal. Por supuesto que hay excepciones. Hay gente que encuentra a su alma gemela (y realmente creo que este concepto es real) y no les queda de otra más que estar juntos para siempre. Pero después de venir de una generación de papás divorciados me parece una reverenda estupidez el no aprender de sus errores.

Y lo mismo va para todos esos hombres que también se creen la telenovela. Que se conforman con el papel que la sociedad les ha adjudicado. “Tengo que ser el proveedor aunque me dedique a algo que detesto. Tengo que ser un macho aunque toda la vida lo único que he querido es besar a otros hombres. Tengo que casarme y tener hijos con una mujer con la que me conformé.”

No tengo lástima por hombres ni mujeres débiles. No tengo ni un gramo de lástima por la gente que no se quiere ver al espejo y aceptar las partes rotas y oscuras. Es por gente como esa, débil y cobarde, que nuestra sociedad no avanza a un nivel más alto de consciencia.

La vida no se trata de encontrar al amor de tu vida. La vida se trata de ser el amor de tu vida y, eventualmente, alguien se enamorará de eso. Se enamorará de tu fuerza, tu confianza, tu inteligencia, tu sensibilidad, tu pasión, tu locura, tus defectos y tu profunda capacidad de amar de vuelta. Y aún después de encontrar a esa persona, no será fácil. Nunca es fácil. Las relaciones son proyectos de vida y todos los días se aprende y se hace todo lo posible para mejorar. Pero la única forma de ser mejor pareja es siendo mejor persona. ¿Y cómo se es mejor persona? CONOCIÉNDOTE A TI MISMO Y ENAMORÁNDOTE DE TI PRIMERO.

Yo quiero tener una pareja, quiero tener una familia. Por supuesto. Y tampoco voy a negar que en las mujeres existe un reloj biológico imposible de parar. Pero me parece más importante crear tu propia película que intentar imitar una como The Notebook. Y asegúrate siempre de que esa película jamás tenga un día en el que no pase nada. La película es demasiado corta como para tener escenas de diez minutos donde nadie habla, ni que la dirigiera Reygadas.