“El manicomio sin paredes” por Alexis de Anda @alexisdeonda #HelloDF #HelloTulum

El Manicomio sin Paredes

La semana pasada decidí hacer un viaje a Tulum para visitar a mi mejor amiga. Ella se mudó ahí en Enero y yo no lo conocía. Solamente había conocido Playa del Carmen que, en mi muy humilde opinión, es como un mall con playa con música de satelucos reventándote los tímpanos en cada esquina.

Mis únicas referencias de Tulum eran  que todos mis amigos medio forevers lo aman y que una vez en el DF una gringa con un bebé me dijo que la “habían asaltado” y que le habían tirado un diente (en efecto, estaba chimuela pero yo creo que de tanto crack). Yo caí en su trampa y le di dinero sin haberne dado cuenta de que tenía un tatuaje gigante que decía “Tulum” decorado con olitas en el cuello. Soy una santa y una pendeja al mismo tiempo.

Mientras volaba hacia Cancún pensaba que sería un viaje para relajarme, leer, descansar y conectar con la naturaleza y con mi mejor amiga a la que veo muy poco y extraño todo el tiempo. Logré hacer todo eso menos descansar. Por lo que me di cuenta en Tulum, descansar es para los débiles.

El primer día fuimos a una laguna hermosa con arena que huele a caca pero que te deja la piel más lisa que la de un bebé japonés. No que yo haya tocado a un bebé japonés alguna vez en mi vida pero supongo que son muy lisos. En esa laguna un rey de los hippies que se autonombraba “Sol Naciente” estaba enseñando a dar masajes en el agua y nos usaron de experimento. El masaje consiste en que tu flotes y te pongas flojito y cooperando mientras te jalan las patas y los brazos y te sumergen en el agua y te cargan como a un bebé gigante. El mío estuvo tan rico que hasta se me soltó el bikini y dejé que me lo dieran topless pero a un amigo le tocó con una tetona que tenía las chichis tan duras que le lastimó el cuello. Todo esto mientras Sol Naciente tocaba un tambor y cantaba una canción llamada “Medicina del Amor”. La profecía hippie se estaba cumpliendo.

Después fuimos al hotel dónde trabaja mi amiga, y me bajó el autoestima inmediatamente porque todas están buenísimas. Todos en Tulum están guapos menos los de Tulum. Dicen que porque comen muy bien y hacen mucho yoga. Yo digo que hicieron un embrujo maya. También conocí a un sinfin de personajes que vale la pena mencionar: un miembro original de Anonymous (según él, no me consta)  que todo el día está en la sala del hotel en un iPad, un programador “genio” que lleva seis meses haciendo la página de internet del hotel viviendo ahí gratis y tirándole el pedo a todo lo que puede, un cachanilla que lleva cinco años ahí y ahora se va al Amazonas a ser curandero de ayahuasca. Y finalmente, Jimmy, un padre de familia gringo que tiene siete hijos y viven en un camper dónde cantan canciones cristianas. Lo dicen ellos y lo digo yo, Tulum es un manicomio sin paredes. Y así como les gusta el yoga y la meditación, también les gusta el desmadre. El ejemplo perfecto fue una mujer a la que vi haciendo un círculo de meditación en una fiesta para encontrar una bolsa de cocaína que había perdido. Sólo en Tulum.

Creo que lo más hermoso de este lugar, además de la naturaleza que lo domina todo, es que la gente que llega ahí viene escapando de una vida más falsa. Una vida en la que no se sentían completos y decidieron aventurarse a probar los límites de la realidad. Y eso nunca puede estar mal. Nunca tendrás una conversación aburrida en Tulum. Todos los días puedes ver algo nuevo, probar algo nuevo y conocer a alguien más loco.

¿Lo único malo? Los mosquitos hijosdesuchingadamadre. Me picaron todas las piernas y la frente, ¡LA PUTA FRENTE! Y hay unas madres llamadas tábanos que si te pican se te hincha todo como al hombre elefante o como a Ninel Conde. Pinches moscos, los odio desde lo más profundo de mi corazón.

Pero más allá de los moscos del infierno Tulum es un lugar hermoso lleno de gente interesante. Y si piensan visitarlo, les dejo unas recomendaciones:

Hotel Ahau – epicentro de la locura y hotel ecofriendly. Todos son buen pedo y te dejan hanguear aunque no te estés hospedando.

Hartwood – No hay reservaciones y hay que llegar a las 5 para hacer fila y alcanzar mesa pero cuando pruebas las costillas a la miel de agave que dejan toda la noche en el horno y la carne se cae solita del hueso verás que vale la pena.

El Tábano – A pesar de su horrible nombre de insecto infernal es un restaurante mexicano delicioso. Recomiendo en especial el chile ancho relleno de camarón con queso y cubierto en crema de almendras.

Nature!!! – todos los cenotes, lagunas y playas que puedas conocer son la mejor experiencia de estar en Tulum. Si agarras el colectivo te sale baratísimo.

Así que para su próxima vacación dejen el hotel all inclusive para los gringos y vayan a visitar el manicomio sin paredes.

La comediante Alexis de Anda, columnista semanal de Hello DF, es host del programa de televisión E POP por E Entertainment y una excelente figura sobre el escenario.

 

www.facebook.com/HelloDFpage

www.facebook.com/pages/HELLO-TULUM/

 

1660459_10154005696230206_3583049110618553711_n

 

Entregas anteriores

#MEMORANDA

Cómo ser chistosa y ser mujer al mismo tiempo http://hellodf.com/como-ser-mujer-y-ser-chistosa-al-mismo-tiempo-por-alexis-de-anda-alexisdeonda-hellodf/

Love, love, love http://hellodf.com/love-love-love-por-alexis-de-anda-alexisdeonda/

El Club de los 27 http://hellodf.com/el-club-de-los-27

Qué bonito empaque http://hellodf.com/memoranda-la-columna-de-alexis-de-anda-alexisdeonda/

Love is in the Wi-Fi http://hellodf.com/love-is-in-the-wi-fi-por-alexis-de-anda/

Top Tendencias 2014 http://hellodf.com/top-tendencias-2014-por-alexis-de-anda/

Alexis de Anda, prensa y contrataciones: info@hellodf.com